La aerolínea pública mexicana que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador avanza a paso firme. Se llamaría «Mexica». El proyecto, a cargo de los militares, se monta sobre la aerolínea Aeromar lejos de recuperar Interjet o de revivir a Mexicana de Aviación, dos alternativas que en su momento se estudiaron.

La reconversión de Aeromar en aerolínea estatal es una idea del general Luis Cresencio Sandoval, quien influyó en el mandatario, según El Financiero, con los objetivos de entrar a un negocio lucrativo y conectar regionalmente al país.

Los militares entendieron rápido que una aerolínea puede ser un gran negocio siempre y cuando sea dueña también de aeropuertos, de ahí que promovieran cambios a la Ley de Aviación Civil y a la Ley de Aeropuertos.

El sector aerocomercial mexicano reaccionó con mesura. Solo Aeroméxico, de momento, pone resistencia a la avanzada del líder de MORENA, como reveló REPORTUR.mx (Aeroméxico rechaza a la aerolínea de AMLO con gestión de la Sedena)

Bajo el manto castrense, apunta El Financiero, Aeromar se convertiría en la aerolínea regional por excelencia, teniendo como base los aeropuertos de Tulum y el Felipe Ángeles, que ya son de la Sedena, y los de Palenque y Chetumal, que están en proceso de asumir.

Además, esta aerolínea tendría entrada natural en las terminales de Guaymas y Ciudad Obregón, cuyas operaciones Aeropuertos y Servicios Auxiliares está igualmente transfiriendo a la Secretaría de Marina, que capitanea el almirante José Rafael Ojeda Durán.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.