En la lucha contra el tráfico mundial de animales, los aeropuertos están señalados en rojo. Lugares desde los que, cada año, despegan y aterrizan millones de animales sacados, ilegalmente, de sus entornos.

De eso saben en el aeropuerto de “Changi” -el de Singapur- a pesar de estar considerado como el mejor aeropuerto del mundo. Cuenta con servicios de todo tipo para los más de 60 millones de pasajeros que por allí desfilan cada año. Muchos, incluso, se quedan días para recorrerlo con calma.

Pero la seguridad no parece ser lo más cuidado. De hecho, este pasado fin de semana, los pasajeros de un vuelo se llevaron el susto de su vida. Dos leones, de una manada de siete, se escaparon de sus jaulas y empezaron a correr por la pista de aterrizaje. Los animales fueron capturados con vida y, ahora, se investiga cuál era su destino

No es la primera vez que algo así sucede allí. En el 73 fue una pantera negra la que se escapó, un año después un hipopótamo, en el 91 un elefante y en 2005 un jaguar. Animales sacados de sus entornos para llevarlos, seguramente, a zoos o a colecciones privadas.

Incluso en el mejor aeropuerto del mundo, como ven, todavía queda mucho trabajo por hacer para acabar con el contrabando ilegal de estos animales.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.