El conflicto entre Rusia y Ucrania podría incidir en la atracción que despiertan activos aeroportuarios brasileños, ya que los actores internacionales podrían ver el sector aeroportuario nacional como una protección para sus operaciones en otros lugares.

“Las subastas de concesiones aeroportuarias programadas para este año en Brasil están vinculadas a activos que atienden vuelos locales, por lo que probablemente el conflicto en Europa no las afectará. Este hecho podría generar más interés de los operadores internacionales, ya que Brasil está lejos del conflicto y podría ser una salvaguardia natural para esos operadores», dijo Adriano Pinho, socio de la firma de asesoría financiera Vallya, en conversación con BNamericas.  

Hay varias empresas aeroportuarias con operaciones en Brasil e interés en activos nacionales como la española Aena, el operador aeroportuario alemán Fraport, el operador del aeropuerto de Zúrich y la firma francesa Vinci Airports.

“Por supuesto, la extensión del conflicto podría generar un impacto financiero sobre las operaciones de las empresas europeas, pero en este momento inicial creo que están mirando al sector brasileño con aún más interés, ya que el volumen de viajes internos tenderá a aumentar en los próximos meses», pronostica Pinho, quien fue además presidente ejecutivo del operador de concesiones aeroportuarias BH Airport.

Durante el primer semestre de este año, el gobierno planea lanzar subastas por la concesión de 15 aeropuertos, todos enfocados en atender vuelos nacionales. Las inversiones privadas asociadas se estiman en 7.300 millones de reales (US$1.400 millones).

Los aeropuertos se ofrecerán en tres bloques, combinando las terminales más rentables con aquellas menos rentables.

Incluso antes del conflicto, el sector aeroportuario enfrentaba grandes desafíos debido a los persistentes impactos del COVID-19. El número de pasajeros transportados a través de los aeropuertos del país en vuelos nacionales totalizó 7,47 millones en enero, frente a los 7,75 millones de diciembre, según el regulador aeroportuario nacional, ANAC. El número de pasajeros de enero también estuvo muy por debajo de los 9,3 millones de pasajeros informados en el primer mes de 2020, antes de que el sector se viera afectado por la pandemia.

“El volumen de vuelos internos en Brasil fue débil en enero, no por la disminución del volumen de pasajeros, sino porque el avance de la variante ómicron entre los empleados de las aerolíneas provocó una baja de los vuelos disponibles. Ya estamos viendo la caída de ómicron y en marzo probablemente tendremos un regreso más sólido de los vuelos nacionales», anticipó Pinho.

El volumen de pasajeros en vuelos internacionales alcanzó 1,01 millones en enero, un poco más que en diciembre, pero aún lejos de los 2,27 millones de pasajeros transportados en enero de 2020, antes de la pandemia.

EXENCIÓN FISCAL

Anticipándose a un escenario más difícil para su agenda de infraestructura dada la escalada de tensiones en Europa, en los próximos días el Gobierno brasileño planea anunciar una exención de impuestos para que los inversionistas extranjeros adquieran bonos emitidos por empresas brasileñas, medida que probablemente atraerá más actores internacionales a invertir en firmas locales, aumentando así la capacidad de esas firmas para tomar en cuentas las concesiones.

“Las empresas privadas necesitan financiación barata. En el pasado, cuando el gobierno era el motor [de las inversiones], concedíamos exenciones fiscales a los inversores extranjeros para comprar bonos. Ahora que el motor es la inversión privada debemos proporcionar la misma exención. Entonces, estamos eliminando impuestos sobre las inversiones extranjeras en valores de empresas. Lo anunciaremos la próxima semana», dijo el ministro de Economía, Paulo Guedes, en una entrevista con el diario Folha de S. Paulo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.