En el vuelo DL1360 de la aerolínea Delta Air, una mujer fue descubierta amamantando a su gato en su asiento. Tal situación generó mucho rechazo los pasajeros, y el caos llamó la atención de la tripulación del avión, que se comunicó con la torre de control con el objetivo de resolver en conjunto la situación.

En uno de los textos enviados, se expresaba: “Req Redcoat reunirse con AC Pax (pasajero) en el asiento 13A está amamantando a un gato y no lo volverá a poner en su portabebé”. En esta línea, la protagonista del escándalo se negaba a ponerlo en su jaula, por lo que el piloto ordenó la presencia del equipo de tierra Redcoat de Delta para que la reprendieran y sancionaran.Situaciones con mascotas suelen pasar con mucha frecuencia en esta aerolínea, y estiman que creció más del 84%. Es por esto que tomaron medidas más exigentes para evitarlas. De todos modos, en esta situación no fue el animal el que actuó de manera indebida, sino el humano. Según las reglas, los pasajeros pueden llevar mascotas en un vuelo pero estos tienen que estar adentro de un estuche debajo del asiento delantero durante todo lo que dure y no pueden salir de afuera de sus jaulas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.