La entrada en vigor el pasado 1 de diciembre de los cribados para contener la transmisión del virus SARS-CoV-2 a aquellos pasajeros que entren en Canarias por vía aérea o marítima procedentes de territorio nacional está provocando largas colas de casi una hora en los pasillos de llegada a las terminales, debido al escaso personal que verifica la documentación necesaria: certificado de vacunación, una prueba diagnóstica de infección activa (PDIA) negativa o bien el certificado oficial de haber pasado la enfermedad con menos de 6 meses de antelación a la fecha del desplazamiento.

Esta circunstancia es “inconcebible” después de todo lo vivido, apunta el presidente de Ashotel, Jorge Marichal, quien considera que se deben tener “unos mecanismos de control que eviten las molestias y esperas a los pasajeros”.

Por ello, Marichal exige al Gobierno de Canarias el refuerzo inmediato del personal que
lleva a cabo este control en los aeropuertos canarios.

“No es de recibo comprobar cómo 200 o más pasajeros procedentes de un vuelo ‒o si coinciden dos a la misma hora el riesgo se duplica‒ se apiñan en los estrechos pasillos de llegada a la terminal del aeropuerto de turno, sin distancia de seguridad alguna, para mostrar su documentación correspondiente”, lamenta Marichal, quien califica la escena de “impropia de un destino de primer nivel”.

La solución pasa, según Ashotel, por que se refuercen estos controles con el personal que sea necesario, o bien, más operativo aún, “que sean las compañías aéreas las que exijan el certificado COVID, la PDIA negativa o la prueba de haber pasado la enfermedad en el momento de la facturación”, apunta Marichal.

“Ha pasado más de un año desde la reactivación de la movilidad de personas en los aeropuertos y seguimos sin aprender nada”, lamenta el presidente de la patronal hotelera, quien recuerda que la primera imagen que se lleva un pasajero o un turista a su llegada a Canarias es su aeropuerto.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.