KLM, la compañía aérea más importante de Holanda, que tiene su principal base de operaciones en el aeropuerto de Schiphol, Ámsterdam, anunció ayer la cancelación de docenas de vuelos que habrían tenido que operar durante este fin de semana, ante el temor a nuevas huelgas que, como hace siete días, puedan colapsar la terminal aérea (Schiphol a los pasajeros: “No vengan al aeropuerto”).

La aerolínea dijo que las cancelaciones se habían decidido para quitar presión a los trabajadores. El jueves, la dirección del aeropuerto había sugerido a las aerolíneas que redujeran su plan de operaciones para el fin de semana, lo que debía de entenderse que sobre todo se le estaba pidiendo esto a KLM, el primer cliente de la terminal.

En total, se cancelaron 28 vuelos de ida y otros tantos de retorno este viernes y para el sábado y el domingo otros 47 vuelos.

Adicionalmente, KLM solicita a sus viajeros que se desplacen al aeropuerto al menos con tres horas de anticipación a la hora de despegue del avión, de manera de dar tiempo suficiente a los trabajadores.

El conflicto se generó porque el personal de tierra de KLM, que se encarga entre otras cosas de facturar y preparar los aviones, llevó a cabo el fin de semana pasada una huelga salvaje, no anunciada ni convocada, acusando a la compañía de ahogarlos en trabajo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.