La disputa sobre el permiso de Israel para que los palestinos de Cisjordania viajen a Turquía desde el Aeropuerto Internacional Ramon (ETM), ubicado cerca de la frontera con Jordania, ha suscitado una nueva controversia entre israelíes y jordanos, según reporta nuestro medio asociado, Aeroin.

Jordania está en contra del aeropuerto

El aeropuerto fue construido por Israel en la región de Eilat (sur del país), en el desierto de Negev, y cerca de la frontera con Jordania, país que siempre se ha opuesto al aeropuerto, cuya construcción finalizó en enero de 2019, bajo la acusación de “Violación de soberanía y espacio aéreo”.

Argumentando que los muros que rodean el aeropuerto invaden el territorio jordano, los funcionarios jordanos también dicen que la proximidad del sitio al Aeropuerto Rey Hussein en Aqaba «causará un problema de seguridad» para los aviones y que su construcción «contradice» los estándares internacionales. Los funcionarios israelíes, por otro lado, argumentan que el aeropuerto «facilitará el servicio a los palestinos».

A pesar de las objeciones de Jordania, la Autoridad de Aviación Civil de Israel anunció que se permitiría a los palestinos viajar desde el aeropuerto de Timna, pero la decisión se retrasó sin una explicación del motivo de la demora.

El ministro de Transporte de Jordania, Wajih Uveys, por su parte, afirmó que la decisión de Israel de posponer los vuelos fue el resultado de las «objeciones» de la administración de Amman, informa la agencia de noticias turca Anadolu .

Para los analistas, sin embargo, el problema también está relacionado con los bolsillos de las partes, además de todo el tema político y religioso.

Entendiendo el contexto

Los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza se enfrentan a grandes dificultades para viajar al extranjero debido a las restricciones israelíes y la ausencia de un aeropuerto en Palestina. Cuando quieren ir al extranjero, cruzan la frontera entre Jordania y Cisjordania y utilizan el Aeropuerto Internacional Queen Alia en la capital, Amman.

En este momento, Jordania es la puerta de entrada al mundo exterior para cientos de miles de palestinos en Cisjordania y la administración de Amman obtiene importantes ingresos de estos vuelos y peajes fronterizos.

Debido a esto, los analistas políticos predicen que el permiso de Israel para transportar palestinos desde el aeropuerto de Timna tomará ingresos de Jordania y creará nuevas tensiones entre Amman y Tel Aviv.

El abogado internacional Enis Kasım dijo a la agencia turca que la objeción de Jordania a la apertura del aeropuerto en 2019 no estaba dirigida a Israel. Para él, la postura de Jordania se centra únicamente en los palestinos. Para Kasım, el costo de viajar a través de Jordania es tres veces mayor para los palestinos que a través del aeropuerto de Timna, y los intereses económicos palestinos juegan un papel aquí.

“Jordania tiene una opción muy simple por delante. Es para facilitar el tránsito de palestinos a través de la puerta fronteriza y reducir sus costos. Apoyar la economía israelí no está en los intereses de los palestinos. Sin embargo, naturalmente consideran sus propios intereses recurriendo a costos más bajos”, dijo.

Impacto político

El presidente de la Asociación de Ciencias Políticas de Jordania, Halid Şenikat, también llamó la atención sobre las dimensiones políticas y económicas del problema del aeropuerto de Timna. Al afirmar que los palestinos que desean viajar desde Israel, ya que es más barato y fácil de transitar, Şenikat dijo que, políticamente, los palestinos que viajan desde este aeropuerto “indirectamente aceptan la ocupación”.

Un piloto de combate, experto en seguridad y protección de la aviación, el analista militar Mamun Ebu Nevvar también declaró que el aeropuerto de Timna está cerca del aeropuerto Rey Hussein.

“La apertura del aeropuerto de Timna impone un hecho consumado a Jordania para coordinar con la parte israelí el aterrizaje y despegue de aviones en el aeropuerto. Existe la posibilidad de una colisión de aviones que aterrizan en dos aeropuertos, especialmente en condiciones climáticas adversas”, dijo sobre la seguridad de los vuelos.

Previo al estallido de la pandemia, en marzo de 2020, el aeropuerto Ramon recibía en promedio unos 250 vuelos semanales de aerolíneas como Wizz Air, Ryanair, Transavia y Pobeda, entre otras. Actualmente, según puede observarse en Cirium, solo opera Israir con 5 vuelos semanales desde Tel Aviv. A partir de octubre regresaría Transavia desde París-Orly con un vuelo semanal.

Del otro lado de la frontera, en el aeropuerto Rey Hussein se operan 28 vuelos regulares por semana a cargo de Wizz Air Abu Dhabi, Royal Jordanian, Turkish Airlines, Smartwings y Air Cairo, que lo conectan con Abu Dhabi, Bratislava, Amman, El Cairo y Estambul.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.