El inicio del verano no ha logrado compensar el fuerte desplome de una vía que antes de la pandemia suponía la puerta de entrada de ocho de cada 10 turistas internacionales

La industria turística nacional llega al ecuador del segundo verano marcado por el covid con unos datos de tráfico internacional de pasajeros en los aeropuertos españoles que reflejan con toda su dureza la fuerte crisis en que sigue viviendo el sector año y medio después de estallar la pandemia.

Entre enero y julio, el número de pasajeros de vuelos internacionales que ha circulado por los aeropuertos españoles se ha desplomado un 81%, en comparación con las cifras del mismo periodo de 2019, último ejercicio previo al estallido de la crisis sanitaria, según las estadísticas de Aena.

Este dato cobra todavía más relevancia cuando se recuerda que, hasta la crisis del covid, más del 80% de los turistas que llegaban a nuestro país lo hacía por vía aeroportuaria, con el añadido de que son los que aglutinan el grueso del gasto y, por tanto, de la riqueza que deja esta industria en nuestro país.

Suma y sigue, porque si se comparan las cifras de esta primera mitad del año con las correspondientes al mismo periodo de 2020, el resultado es una caída del 34,75%. Este dato, no obstante, debe ponerse en contexto, ya que en enero y febrero del pasado ejercicio, temporada alta en las Islas Canarias, todavía no había saltado la alerta sanitaria, lo que altera la comparativa.

Del mismo modo, los siguientes cuatro meses de 2020 estuvieron marcados por la declaración del estado de alarma y el cierre internacional de fronteras, lo que también distorsiona la comparación con este ejercicio.

Así, lo más recomendable es tomar como referencia 2019 para analizar cómo ha llegado la industria al ecuador del verano y cuál sigue siendo el impacto de la pandemia tras 17 meses sumida en su mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

El 57% del tráfico internacional de pasajeros en los aeropuertos españoles llega de enero a julio

De cara a intentar sacar conclusiones sobre qué impacto pueden tener estas cifras sobre el total del ejercicio, es importante recordar que entre enero y julio de 2019 se concentró el 57% de todo el tráfico internacional de pasajeros en la red de aeropuertos españoles.

No obstante, la industria confía en que el cambio de paradigma que llegará con la vacunación y la inmunidad de grupo pueda variar estos equilibrios y que parte del turismo perdido en la primera mitad del año se consiga recuperar en la segunda, esperanza cuya primera prueba de fuego llegará con los datos de este mes de agosto y su comparación con los ya conocidos de julio.

Como publicó ayer este medio, los datos que arroja el mes de julio recogen una caída del tráfico total de pasajeros en los aeropuertos españoles del 50% respecto a antes de la pandemia, con recortes del 60% en el global de viajeros internacionales y del 21% en los nacionales.

Por países, el número de pasajeros procedentes de Reino Unido en julio fue un 80% inferior al del mismo mes de 2019, recorte que en el caso de Italia llega al 57% y en el de Alemania al 53%, y que oscila entre el 30% y el 40% en los viajeros de Francia, Holanda, Suiza y Bélgica.

La restrictiva política del Gobierno británico y su semáforo de destinos explican en gran parte el drama que viven los aeropuertos de Reus (Tarragona) y Girona-Costa Brava, que en julio han arrojado desplomes de tráfico del 87% y del 82%, respectivamente.

Así, Girona solo ha recibido 28.000 turistas internacionales, frente a los 150.489 del mismo mes de 2019. Antes de la pandemia, algo más de un tercio de estos pasajeros (53.636) procedía de Reino Unido, por delante de holandeses (23.313) y alemanes (15.174).

Reus (Tarragona) y Girona-Costa Brava registran en julio caídas de tráfico superiores al 80%

Por su parte, en julio de 2019, llegaron a Reus 97.439 turistas internacionales, frente a los 12.809 del mismo mes de este año. Antes de la pandemia, 61.800 turistas aterrizaban en esta puerta aérea de Tarragona procedentes de Reino Unido, pasajeros que, como ocurre en Girona, han desaparecido en su totalidad de las estadísticas de Aena.

Un dato que ayuda a comprender el impacto económico del desplome del turismo británico es que Cataluña ha pasado de ser la región en la que los viajeros extranjeros hacían más gasto a la cuarta. Según datos del INE, el gasto de los turistas internacionales en Cataluña en el primer semestre de 2019 llegó a 9.357 millones de euros, frente a los 2.333 millones que registra este ejercicio.

Potencia turística

Pandemia aparte, España es el primer destino del mundo en turismo vacacional y el segundo por gasto turístico y por número de turistas, unas cifras directamente relacionadas con la potente red de Aena, ya que los aeropuertos son la principal vía de entrada de los visitantes que llegan a nuestro país.

Antes del covid, en 2019, más de 68,6 millones de turistas (el 82%) utilizaron el avión como medio de transporte, mientras que el 15,2% lo hizo por carretera y menos del 3% en otros tipos de transporte.

Ese año, España recibió 83,7 millones de turistas internacionales y marcó récord histórico por séptimo año consecutivo, niveles que la propia Aena no prevé recuperar hasta el ejercicio 2026.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *