En Santa Lucía

Invitado por SDPNoticias estuve en reuniones de trabajo en las instalaciones del Aeropuerto Internacional Felipe Angeles (AIFA), también conocido como Aeropuerto de Santa Lucía, con el general ingeniero Gustavo Ricardo Vallejo Suárez —responsable de la construcción de esta obra monumental—, quien nos dio toda clase de explicaciones y respondió con claridad las numerosas preguntas que le hicimos la reportera Nancy Gómez, el director de este portal informativo, Federico Arreola, y yo mismo. Al general ingeniero lo acompañaron los expertos encargados de cada uno de los proyectos que se están realizando.

En México, hace décadas que no se construía un nuevo aeropuerto con las características del AIF. En nuestro país se habían llevado a cabo ampliaciones o modificaciones de algunos aeropuertos grandes, o bien la construcción de aeropuertos que atienden una mediana demanda de vuelos, como el caso de Chichén Itza, en el Estado de Yucatán, o de Tamuín, en el Estado de San Luis Potosí, por mencionar algunos.

El AIFA tuvo una planeación adecuada

Las obras en Santa Lucía cumplieron con 78 estudios de:

  • Factibilidad Técnica: plan maestro de desarrollo, aeronavegación y operaciones simultáneas, planeación urbana, modelación de proyecto, análisis orográfico y de levantamiento de obstáculos, instalaciones de combustible, movilidad, entre muchos otros.
  • Factibilidad económica y financiera: análisis de costo beneficio, dictamen económico, factibilidad económica y evaluación financiera, entre otros.
  • Factibilidad social: estudio de impacto social.
  • Factibilidad arqueológica: salvamento arqueológico.
  • Factibilidad ambiental: manifestación de impacto ambiental y estudio de riesgo ambiental, verificación de cumplimiento de programa, monitoreo de aviafauna, niveles de ruido, etc.

Durante el proceso de construcción, los ingenieros de la Secretaría de la Defensa Nacional han sido apoyados por especialistas de los gobiernos federal, estatales y municipales, especialmente por la SCT, cabeza de sector, y por la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), que tiene permanentemente personal especializado de base, supervisando las obras que se están llevando a cabo.

Pero también participan secretarías de Estado: Gobernación, Semarnat, Función Pública, Sedatu, Sener, SRE, Sectur, SHCP y otras dependencias como Indaabin, Conagua, CFE, SAT, Inah, ASA, Seneam, Pemex, Aicm, DGTFM, así como los gobiernos del Estado de México, Hidalgo y la CDMX.

También han participado instituciones educativas y de investigación, como el Instituto de Ingeniería de la UNAM y el Instituto Mexicano del Transporte, entre varios más.

No se ha dejado de convocar a diversas firmas consultoras y de asesoramiento tanto nacionales como extranjeras, para la planeación, diseño, análisis del espacio aéreo y normatividad, como NAVBLUE, FGP, ADPI, etcétera

Además, algo muy significativo es que en el diseño del Aeropuerto de Santa Lucía han participado diferentes actores de la industria aeronáutica, como las aerolíneas de pasajeros y carga, prestadores de servicio en tierra, grupos colegiados, prestadores de servicio de tránsito aéreo, operadores de aviación general y operadores de helicópteros, de quienes se han recogido sus necesidades en la construcción, esto a través de más de 1000 eventos, consistentes en reuniones de trabajo, visitas en campo y videoconferencias, destacando 800 que se han tenido con las autoridades de aviación civil y otras para la revisión y autorización de proyectos.

Es muy importante mencionar que el talento de los casi 30000 ingenieros, arquitectos, topógrafos, arqueólogos, administrativos y obreros mexicanos que trabajan diariamente en la construcción, se ve reflejado en esta gran obra, que es una de las más importantes generadoras de empleos directos e indirectos en México.

La obra del AIFA

Constatamos que la obra se está realizando en una superficie de 3740 hectáreas, lo que incluye un área de reserva para su crecimiento, es decir, este aeropuerto podrá aumentar su tamaño sin ningún problema en el mediano y largo plazos, a diferencia de otros aeropuertos que no tienen forma de hacerlo.

El avance que se tiene en las obras es de 79%, lo que es visible, por mencionar algunos proyectos:

  • En las 3 pistas terminadas de 4.5 kms de largo, una de ellas ya funcionando para actividades militares. Pocas en el mundo con tales dimensiones.
  • Calles de rodaje paralelas a la pista, incluyendo un rodaje doble para la pista central.
  • Plataformas de embarque y desembarque de pasajeros y carga.
  • Plataformas de pernocta.
  • Torre de control (que por cierto no está inclinada, como dicen las campañas de descalificaciones políticas en redes sociales, y cuenta con soportes y amortiguadores sísmicos de la más alta tecnología).
  • Instalaciones para el almacenamiento y suministro de combustible.
  • Instalaciones para 3 servicios de extinción de incendios.
  • Instalaciones para reparación y mantenimiento de aeronaves.
  • Instalaciones para carga.
  • Instalaciones para comisariato.
  • Instalaciones para aviones privados.
  • El más grande helipuerto de México.
  • Edificio de pasajeros.

Estas obras cumplen con los estándares nacionales e internacionales

Por lo tanto, se traducirán en operaciones seguras, ya que las aeronaves estarán aterrizando en pistas perfectamente construidas, que por cierto fueron alineadas de tal forma que el cerro de Paula y la sierra de Guadalupe no representen ningún riesgo en los despegues y aterrizajes de los aviones.

El proyecto fue modificado cuando la SEDENA se hizo cargo de la construcción, así que es muy diferente al anteproyecto presentado por el grupo Rioboó en agosto de 2018.

En las pistas podrán realizarse operaciones simultáneas (será el primer aeropuerto en México con esa capacidad), ya que tienen una separación de 1600 metros, que es más de lo estipulado por el estándar internacional, lo que se traduce en atender más operaciones sin causar demoras.

La calles de rodaje darán seguridad y rapidez en cada vuelo, por lo que los pasajeros no padecerán estar más tiempo en tierra que en el avión. Las instalaciones son suficientes para atender 20 millones de pasajeros anualmente, en su primera etapa, y están proyectadas para, sin causar molestias, atender una demanda de 85 millones de pasajeros en el futuro.

Y del equipamiento, que ya se empezó su instalación, podemos decir que consiste en equipos de navegación de vanguardia como:

  • Radares en vuelo y en tierra (en México es el primero con contar con este radar).
  • Equipamiento para vigilar las aeronaves en aire a través de un equipo especial denominado ADS-B.
  • Equipamiento para aterrizajes de precisión con ILS categoría III, es decir que las aeronaves pueden aterrizar y despegar sin ningún riesgo aún teniendo visibilidad menor a 1 km.
  • Equipo de comunicación es de la más alta tecnología.
  • Equipo para dar información metereológica a los pilotos, de lo más moderno.
  • Adicionalmente se están instalando radares para detección de cizallamiento, fenómeno que sin contar con este equipo puede producir incidentes en los aterrizajes.

Punto importante es que el diseño del espacio aéreo, garantiza seguridad con las operaciones de otros aeropuertos cercanos al AIFA.

La terminal

  • El edificio terminal tiene 3 niveles para salidas y llegadas nacionales e internacionales.
  • Cuenta con más de 1 kilómetro de largo, dividido en áreas nacional e internacional, con una arquitectura sobria y funcional, con acabados que incorporan la cultura mexicana y son de excelente calidad.
  • Las salas de espera y los pasillos lucen ya su amplitud y comodidad.
  • Las áreas de documentación de los pasajeros son modernas e incorporan tecnología de punta, que facilitará la documentación y evitará filas en los mostradores.
  • En las áreas de los filtros de seguridad se están incorporando equipos de tomografía y revisión corporal muy modernos, donde la revisión será muy segura, en el menor tiempo y con poco contacto con el personal (algo muy importante de mencionar es que será el primer aeropuerto en que la seguridad integral del mismo estará a cargo de la Guardia Nacional capacitada para este tipo de actividades).
  • El mobiliario para los usuarios es cómodo y funcional.
  • Los anuncios para los pasajeros están en 4 idiomas y la señalética es muy funcional para la orientación a los usuarios.
  • Los pasillos entre salas cuentan con bandas eléctricas para comodidad de los pasajeros.
  • Los baños son cómodos y modernos.
  • Las salas de llegada son amplias.
  • Hay equipo para que sean muy ágiles los trámites migratorios y aduanales y así evitar las filas en las llegadas de pasajeros internacionales.
  • Las bandas de reclamo de equipaje se han instalado en cantidad suficiente y fueron diseñadas con una inclinación para que sea fácil recoger la maleta.
  • Se tienen espacios para 250 locales comerciales entre restaurantes, tiendas de conveniencia, duty free, bancos, casas de cambio, cafeterías, es decir todas las comodidades para que el pasajero tenga el confort necesario en el aeropuerto; varios restaurantes y cafeterías tendrán vista a la torre de control y pistas y plataformas.
  • Se construyó estacionamiento para 4000 vehículos de pasajeros, además se están terminando de construir 800 cajones de estacionamiento para empleados y 700 para taxis.
  • Se está construyendo una estación de transporte multimodal donde se podrá hacer la transferencia de pasajeros de avión al tren suburbano, mexibus o a los autobuses foráneos.
  • También se están construyendo 2 hoteles, uno de ellos denominado hotel cápsula, que es de corta estancia para pasajeros que así lo decidan.

Los otros aeropuertos

Se está avanzando en la conectividad por tierra para que el tiempo de traslado desde el AICM y otros estados de la República no sea un cuello de botella, pudiendo constatar que se lleva un gran avance en la conexión del Circuito Mexiquense con el aeropuerto; de la misma forma se constató el avance de las instalaciones del tren suburbano, que reducirá notablemente el tiempo de viaje desde el centro de la Ciudad de México.

Otro reto que una vez concluidas estas obras se pueda hacer una conexión del área de Santa Fé en la CDMX al AIFA en alrededor de 40 minutos utilizando el sistema de autopistas.

Las posiciones

Gran polémica ha generado el número de posiciones que tendrá el aeropuerto, por lo que también fue de nuestro interés revisar las posiciones que se están construyendo para la atención de los vuelos y pudimos ver que, para atender las operaciones hay 45 posiciones distribuidas de la siguiente forma:

  • 14 pasillos telescópicos que conectan con la terminal aérea, pero que significan…
  • … 28 posiciones porque, debe subrayarse, en cada pasillo se pueden atender 2 aeronaves al mismo tiempo; se denominan MARS (multiple aircraft ramp system), que se usan en muchos aeropuertos a nivel mundial, es decir, 28 posiciones que se pueden utilizar simultáneamente para embarcar o desembarcar pasajeros en poco tiempo.
  • 5 posiciones que no tienen puente y que fueron diseñadas para aerolíneas de bajo costo.
  • 12 posiciones remotas.

Además de ello, el AIFA cuenta con

  • 10 posiciones para aeronaves de carga.
  • 8 posiciones en las instalaciones del taller reparador.
  • 23 posiciones para aviación general.
  • 26 posiciones para helicópteros.
  • 15 posiciones de plataforma abierta.

Todo esto se construyó para atender la aviación civil y es independiente de lo que se ha desarrollado para las operaciones militares.

El 21 de marzo de 2022

Por el avance que lleva la obra y las sinergias que se tienen de todos los actores podemos afirmar que este aeropuerto podrá iniciar sus operaciones el día 21 de marzo de 2022, en un tiempo récord de 2 años y 5 meses que ha dejado impresionado a especialistas mexicanos y extranjeros que hemos constatado el avance.

El AIFA es un aeropuerto que se ha construido con pocos recursos debido a la eficiencia de los ingenieros militares; a pesar de ello es seguro, cómodo, funcional, de calidad mundial, donde se está combinado la calidad de los materiales que representarán un bajo costo de mantenimiento, con la tecnología en beneficio de las operaciones aéreas y de los pasajeros, con tarifas atractivas para operadores y usuarios y en donde ya existe la intención de 2 aerolíneas nacionales para operar.

El AIFA, por lo demás, está preparado para recibir aeronaves de gran tonelaje, como el Airbus 380.

Por todo lo anterior podemos afirmar que el Felipe Ángeles es un aeropuerto de clase mundial, que ofrece seguridad y calidad; es funcional y fue levantado sin ampliaciones presupuestales, es decir, con un bajo costo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *