Sebastián Piñera, el Presidente de la República de Chile, junto a los Ministros de Transportes y Telecomunicaciones, Sra. Gloria Hutt y Obras Públicas, Sr. Alfredo Moreno y Xavier Lortat-Jacob, Gerente General del Consorcio Nuevo Pudahuel.

La inauguración de la nueva terminal de 248.400 m² convierte al aeropuerto de Santiago de Chile en un hub internacional, el más moderno de Sudamérica. Con la ampliación del terminal existente, ahora reasignado al tráfico doméstico, la capacidad del aeropuerto de Santiago crece a más del doble, pasando de 16 a 38 millones de pasajeros por año. La obra fue realizada en menos de cinco años por VINCI Construction Grands Projets y Astaldi.

Esta operación representa una inversión de 990 millones de dólares (860 millones de euros), la mayor en los últimos 20 años de historia de las concesiones de infraestructuras en Chile. Refleja el compromiso de largo plazo de las concesionarias con la economía chilena, a través del desarrollo de la conectividad aérea. El nuevo edificio permitirá responder al crecimiento del tráfico iniciado desde el inicio de la concesión en 2015. El aeropuerto de Santiago recibió 24,6 millones de pasajeros en 2019 gracias a la apertura de 20 nuevos destinos internacionales y la llegada de seis nuevas aerolíneas.

La obra mejorará la experiencia del pasajero. Con este nuevo terminal, se busca que los tiempos de espera se reduzcan considerablemente por 96 quioscos de check-in automáticos, 64 mostradores de entrega de equipaje, 40% más de mostradores de inmigración y un nuevo sistema de manejo de equipaje. El terminal también incluye nuevas zonas comerciales, restaurantes y servicios, como una sala de amamantamiento, un teatro abierto para hasta 250 plazas y un recinto de eventos y exposiciones, además de áreas verdes, más de 6.000 estacionamientos, una estación de buses, nuevos salones VIP y espacios para la exhibición de arte chileno.

El Aeropuerto de Santiago se encuentra inmerso en un proceso activo de transición ambiental respaldado por el plan de Medio Ambiente de Groupe ADP y la política AirPact de VINCI Airports. Han permitido que el aeropuerto se convierta en uno de los primeros de Sudamérica en alcanzar el Nivel 2 de la ACA (Airport Carbon Accreditation) emitida por el ACI (Airports Council International).

Se han sustituido 10.336 luminarias tradicionales por otras LED, reduciendo en un 70% el consumo energético de iluminación. Las emisiones del transporte terrestre también se reducen gracias a seis nuevos autobuses eléctricos que entraron en servicio el pasado mes de julio. También se han reforestado más de siete hectáreas en el recinto del aeropuerto y se han donado más de 600 árboles al municipio de Pudahuel.

Esta dinámica se suma a una planta fotovoltaica con una capacidad de 826 KW instalada en el techo de la terminal existente. El objetivo es reducir la huella de carbono del aeropuerto en un 40% para 2030 y lograr cero emisiones netas para 2050.

Xavier Lortat-Jacob, Gerente General del Consorcio Nuevo Pudahuel destacó que la obra dice que “se utilizó toda la experiencia y conocimiento de nuestros accionistas en la operación y construcción de aeropuertos en el mundo. Estamos entregando a Chile una nueva puerta de entrada a Chile, que cumple con los más altos estándares internacionales, fortalece aún más el atractivo del aeropuerto de Santiago, lo que contribuye a fortalecer la conectividad de Chile con el mundo y responder a su potencial como centro de negocios, turismo e innovación en Latinoamérica”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.