Como siempre, las aerolíneas son las víctimas porque ellas sufren los efectos de cara a los pasajeros y a la plantilla. Sin embargo, ante sus protestas, el aeropuerto de Ámsterdam ha hecho unas declaraciones que no tienen precedentes: dijo que mirará “positivamente” la posibilidad de compensar económicamente a las compañías por los retrasos de los últimos días. El anuncio fue hecho nada menos que a Barin, que ese como se llama la patronal de las aerolíneas en Holanda, según dijo su director general, Marnix Fruitema.

Hasta ahora, si el aeropuerto genera un retraso, es la aerolínea la que asume las consecuencias, sean en horas extras para las plantillas, sean en compensaciones para los pasajeros, sean incluso en hoteles por conexiones perdidas (Schiphol a los pasajeros: “No vengan al aeropuerto”).

Hace ya dos fines de semana que Schiphol tiene problemas serios. En primer lugar, el servicio de handling de KLM estuvo en huelga, lo que provocó un auténtico desastre. Este fin de semana pasado, el problema fue la falta de plantilla, lo que llevó a largas esperas para los pasajeros. El aeropuerto incluso pidió a las compañías aéreas que suspendieran vuelos, cosa que al menos KLM llevó a cabo. El montante de las compensaciones será discutido en los próximos días. En las negociaciones participan las treinta y ocho aerolíneas asociadas a Barin, la patronal holandesa.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.